Villar Mir, Botella y Rouco convierten Madrid en capital mundial del arte teocrático y del “sugerente” mensaje de la Iglesia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.