DEMOCRACIA Y RELIGIÓN: EDUCACIÓN Y PLURALIDAD POLÍTICA Y RELIGIOSA

“Sin duda este espacio de diálogo que pretende dar la Fundación  Madrid Vivo durante el Congreso Mundial del Derecho, consideramos que es el ideal para demostrar, que la unión entre democracia y religión, no sólo es intrínseca de la persona humana, sino que cada vez es más necesaria para dotar de valores a una sociedad más carente de ellos”, Carlos de la Mata, Secretario General de la Fundación Madrid Vivo.

 

DEMOCRACIA Y RELIGIÓN: EDUCACIÓN Y PLURALIDAD POLÍTICA Y RELIGIOSA

Con el sugerente título de “Democracia y Religión: educación y pluralidad política y religiosa”, tuvo lugar la segunda mesa que organizó la Fundación Madrid Vivo, en este caso con el apoyo de la Fundación HispanoJudía, en el marco del World Law Congress.

En la misma participaron Bassem Eid, Activista de Derechos Humanos Palestino, el Cardenal Arzobispo de Madrid, Carlos Osoro, Elyakim Rubinstein, Fiscal General del Estado de Israel (1997 – 2004) y Vicepresidente del Tribunal Supremo de Israel (2015 – 2017), Isaac Sacca, Gran Rabino de la Comunidad Sefardí de Buenos Aires, Argentina, Marcela Szymanski, Jefe de la Oficina de Europa de Ayuda a la Iglesia Necesitada, y el líder sufí de Marruecos,  Nabil Baraka, todos ellos moderados por David Hatchwell, Presidente de la Fundación HispanoJudía y patrono de la Fundación Madrid Vivo.

El arzobispo de Madrid recordó en su intervención que ““la democracia es algo más que el procedimiento que expresa la voluntad popular”, sino que “tiene su legitimación en el orden de los valores. Y ahí las religiones tienen algo valioso que aportar”.

El activista de los Derechos Humanos, Bassem Eid, destacó la necesidad de que si “desde las religiones se quiere sembrar esperanza, se debe actuar con humildad y sin alzar la voz”.

El rabino de Buenos Aires, Isaac Sacca, destacó “la conveniencia en organizar una mesa de diálogo de estas características”. Para él, la máxima del Torá de “lo que a ti no te gusta que te hagan, no lo hagas a los demás”, sirve para todas las religiones sin excepción.

El exfiscal General de Israel, Elyakim Rubinstein, consideró que “la religión debe ser herramienta clave de tolerancia y de paz y esto debe ser perseguido por líderes seculares y religiosos”.

El líder sufí de Marruecos,  Nabil Baraka, consideró que “el Islam, como todas las religiones, es amor, y esto debe ser utilizado frente al extremismo de otros”.

Marcela Szymanski, Jefe de la Oficina de Europa de Ayuda a la Iglesia Necesitada, habló de la necesidad de proteger la libertad religioso, ya que “en muchos países a los creyentes se les van privando de los derechos poco a poco”.

David Hatchwell, presidente de la Fundación HispanoJudía, patrono de Madrid Vivo, y moderador de la mesa consideró que “hay que buscar la convivencia defendiendo los valores Constitucionales”.

ORACIÓN INTERCONFESIONAL

Durante la tarde, se celebró una de las prácticas más arraigadas en anteriores Congresos. Se trata de una Oración Interconfesional por la paz.

La misma se realizó en la sala capitular de la Catedral de la Almudena, un espacio de gran belleza, realizado por el artista esloveno Marco Runik. Las oraciones fueron realizadas por representantes de la religión musulmana, Nabil Baraka, líder sufí de Marruecosm judía, Isaac Sacca, Gran Rabino de la Comunidad Sefardí de Buenos Aires y católica, el Cardenal – Arzobispo de Madrid, Carlos Osoro.

El cardenal Osoro ha destacado que «el título más grande que tenemos todos es el ser hijos de Dios y, por tanto, hermanos entre nosotros».

«Danos, Señor, la paz, haznos consctructores de la paz. […] Ilumínanos para que hagamos leyes justas, para que nadie sea excluido o marginado en nuestra sociedad», ha aseverado en alusión al encuentro de juristas.