II Conferencia Internacional de Economía Humanista: `Moving Forward´

“La paz sólo se consigue a través del derecho y al amparo de la Ley”, así se ha expresado Javier Cremades, presidente de la Fundación Madrid Vivo, durante el World Law Congress, Congreso Mundial del Derecho en el que la Fundación Madrid Vivo se ha volcado en su organización, y que tuvo como broche final la entrega del premio de la paz y la libertad, al Rey Felipe VI. En el marco del mismo, la Fundación organizó la II Conferencia  internacional de Economía Humanista, `Moving Forward´.

 

En la misma han participado, Alfonso Bullón de Mendoza, Catedrático y Presidente de la Asociación Católica de Propagandista, Javier Cárdenas, Presidente del Directorio de Seguros Confianza, S.A., Pablo Cardona Soriano, Decano de la Facultad de Empresa y Comunicación de la Universidad Internacional de la Rioja (UNIR), Josu Jon Imaz, Consejero Delegado de Repsol, España , Jaime de Jaráiz, Presidente y CEO de LG Electronics España, Eduardo Montes, ex Presidente de Siemens y actual Presidente de ATTYR Consulting y Guido Stein, Profesor del Departamento de Dirección de Personas en las Organizaciones y Unidad Docente de Negociación del IESE Business School (Universidad de Navarra).

La mesa contó con Ricardo Martí Fluxá, como moderador. Martí Fluxá es Presidente del Instituto de Empresa y Humanismo de la Universidad de Navarra y Presidente de Neinor Homes, España.

La clausura corrió a cargo del Presidente del Círculo de Empresarios, John de Zulueta Greenebaum, y en la misma han participado como relatores, Joaquín Latorre, responsable de Tax & Legal de PwC y Mariola Ruiz, vicesecretaria de la Fundación Madrid Vivo.

Poner a la persona en el centro de las decisiones empresariales.

Josu Jon Imaz, consejero delegado de Repsol, ha destacado que “está surgiendo una corriente de pensamiento de personas que creen que las empresas no sólo son de sus accionistas, también lo son de sus empleados, y de las comunidades y sociedades en las que operan”.

Jaime de Jaráiz, Presidente y CEO de LG Electronics España, consideró clave el papel de la tecnología, en “un mundo que puede ser mucho más humano gracias a ella, porque con su ayuda, nos dejará más tiempo para lo que realmente nos importa a las personas: las relaciones humanas”.

Guido Stein, Profesor del Departamento de Dirección de Personas en las Organizaciones y Unidad Docente de Negociación del IESE Business School (Universidad de Navarra), habló sobre la “dimensión espiritual del hombre”, ya que sin esta, “las expectativas que se crea el hombre de cara a vivir sus necesidades no tendrán sentido”.

Para Pablo Cardona Soriano, Decano de la Facultad de Empresa y Comunicación de la Universidad Internacional de la Rioja (UNIR), el futuro de las empresas pasa por apostar por las personas “ya que las que no sean humanistas, se quedarán vacías de talento en bastante poco tiempo. En poco tiempo, continuó, las empresas pasarán de un mundo con empleados, a un mundo de los ´contribuidores´que pueden trabajar desde casa y por proyectos”.

Javier Cárdenas, presidente de Seguros Confianza, declaró en su intervención “creo que nos estamos `americanizando´ mucho con los resultados, ahora hay resultados semestrales en todas las empresas. Hay que tener cuidado puesto que esto puede redundar en que se pierda de vista el objetivo a largo plazo”.

El presidente de Attyr Consulting, y expresidente de Siemens España, Eduardo Montes, expresó que para él “una empresa humanista es aquella que es capaz de ser un `buen ciudadano´ en el entorno en el que se mueve”.

El Presidente del Círculo de Empresarios de Madrid, John de Zulueta Greenebaum, consideró en que estamos inmersos en una crisis de gobernanza, en la que existen 4 claves: “complejidad del mundo, gran velocidad de cambios y digitalización, un mecanismo desfasado de gobernanza mundial, y un descontento popular”.

La conclusión final de la mesa fue que “la sociedad mira más y más a las empresas en un momento delicado y cada vez hay más consenso de que –las empresas- deben evolucionar del concepto de beneficio a ámbitos más amplios”. Es decir, se debe pasar de una visión puramente mercantilista de la empresas a una más humanista en la que las personas estén en el centro de las decisiones empresariales”.